lunes, agosto 2

¿Reparaciones a domicilio? Quiero cancelar una cita...

   Estoy segura que muchas personas querrían poder encontrar en la puerta de su casa un volante que diga "¿Se siente cansad@, deprimid@, frustrad@, odia al mundo y se odio a sí mism@? ¿Cree que error trás error usted arruina sus posibilidades para ser feliz? ¿Cree que es imposible llegar a ser feliz? ¡No lo piense más! Llame a cualquiera de nuestros teléfonos o envíenos un correo, hacemos reparaciones a domicilio. ¡Por fin! Podremos arreglar su asquerosa existencia" De acuerdo... El último enunciado lo podemos omitir, pero aún así no puedo imaginarme todas las personas que llamarían en seguida, hasta cierto tiempo atrás, incluyéndome a mí. 
   Me siento en paz, tranquila totalmente, como me imagino se debe sentir navegar en medio del océano con clima formidable y siendo llevada por una corriente que te hace olvidar no saber el rumbo por el que vas. 


   Mi mayor defecto es que siempre arruino mis relaciones con las personas que quiero, soy muy prepotente y llega un momento en que no puedo parar de hablar sin pensar [siempre siendo sincera] y termino lastimando a la gente. Y a mí.
   "¿Por qué motivo desea cancelar la reparación a domicilio?" Pregunta la recepcionista de tan irreal empresa.
    Realmente sé que si lo deseamos, podemos mejorar como personas, con gran esfuerzo. Y me di cuenta de eso anoche, cuando las últimas semanas me empeñaba en siempre cumplirle el capricho a mi defecto, anoche lo cambié todo y fui yo, la anterior y la futura yo.
   Y rescaté una amistad. A pesar de que lo de Priscyla no pude solucionarlo por sus prejuicios [el karma la acechará], solucioné dentro de mí lo de Mariana, me estaba confundiendo debo admitirlo, mi irritante forma de revolver las cosas... El punto es que reflexionando un poco lo que he hecho, he solucionado la mayoría de mis enredos antes de cometerlos A, I,  M eso vs. P creo que las estadísticas me suben el ánimo. 
 A continuación les dejo un video que yo en lo personal AMO. Es de Mario Viñuela, se llama Pienso, luego existes. Disfrútenlo
  



3 comentarios:

paula dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
paula dijo...

Cuando empecé a leer pensé en conseguir el numero de teléfono con urgencia, pero luego de unos segundos recordé que mi vida ya no es un caos, aun no me acostumbro a esta paz y la felicidad de estar bien.
Me alegro que tengamos la posibilidad de cambiar cosas en la vida, y me alegro de que hayas solucionado las cosas...
Me encanto la entrada
Besos

koveri dijo...

Mi vida es un completo desastre por momentos pero no me imagino llamando a tan 'reparadora' empresa...
A mi juicio, lo mejor es tomarse las cosas con calma e ir arreglando todos los desperfectos poco a poco