sábado, mayo 15

Primera Confesión

Duele... duele el pensarte, el recordarte, duele tenerte en mi mente.
Pero, duele aún más tratar de olvidarte, es incomparable el sufrimiento que siento si alguien intenta sacarte de mi corazón, no dejaré que alguien lo haga, porque aunque este amor sea tan doloroso, sea tan "anormal" y tan rechazado, me hace feliz.
Tu existencia me hace feliz así como tu amistad, a pesar de que ahora el tiempo y distancia nos separan abruptamente, los lazos que dejaste accidentalmente amarrados en mí no podrían ser rotos por el destino mismo, porque no tengo otro destino más que el seguir amándote, el seguir viendo por ti y el seguir estando siempre a tu lado debajo de este mismo cielo sin importar las circunstancias, seré como tu ángel... seré por siempre un corazón sin alas intentando volar y sólo lo lograré si consigo verte un día más...sólo porque te amo, escucha el grito que ha ahogado durante estos años el alma de mi corazón ¡TE AMO!
No me olvides, bien sé que no puedes amarme, pero por favor no te olvides de quien nunca podrá olvidarte, de quien al cerrar sus ojos ve los tuyos, no te olvides de quien esta noche soñará contigo de nuevo y bajo un suave sollozo dirá tu nombre, esperando que le escuches una única vez.
Mi primera confesión... declarar este amor, decirle al mundo entero que el día en que te conocí desée con todas mis fuerzas tomar tu mano y huir, simplemente desaparecer contigo, huir a un lugar donde puediera ver tus ojos y escuchar tu voz, huir a un lugar donde para mí todo dejaría de existir menos tú, ese lugar que tanto añoro y en donde alguna vez estuve, donde alguna vez tú llegaste a salvarme, donde me di cuenta de que te amaba y donde intenté olvidarte, alejarte... donde me condené y donde te recuperé, ¿realmente te recuperé?
¡Corazón roto!  ¡Corazón sin alas! ¡Vaya que aún puedes volar! Vuelas tan sólo por su recuerdo, vuelas lo más alto tan sólo para mirar a tu amada desde el cielo estelar y me pregunto si algún día tu amada mirará al firmamento para encontrar que siempre has estado ahí.

2 comentarios:

Gabriel dijo...

Hermosa confesión de amor
palabras al viento para buscar ser oídas
tal vez lleguen y lo encuentren distraído
pero nada mejor como decirlo
es una forma de liberar el alma
aunque estalle en mil pedazos
solo la fuerza del amor la vuelve a juntar
o simplemente hace de cada parte rota
unas porciones ganadas al mar dispersas
pero tan fuertes
que resistan los embates de las olas...

Un abrazo

azyaa dijo...

Hola Gabriel, muchas gracias por entrar a mi blog y por tu comentario. Tus palabras son muy profundas y las tomaré en cuenta, pues como bien dices, el amor lo puede todo. Saludos.